martes, 12 de febrero de 2013

El pescadito de hierro.



De hierro forjado el pequeño pescado no podía nadar. Pasaba los días muy tristes viendo como todos sus compañeros surcaban las aguas mientras él tenía que arrastrarse por los suelos. Nunca llegaba a tiempo a ningún sitio y si quería hacerlo, tenía que salir mucho antes que los demás. Su mejor amigo, el pez Globo, lo animaba diciéndole que de todos los seres que habitaban los fondos marinos, él era el más fuerte pero eso no era suficiente para sacarle una sonrisa. Un día, Globo encontró bajo los restos de un barco hundido el trozo de cuerda que solucionaría el problema. La ató desde su colita hasta la de su amigo y así fue como el pescadito de hierro recuperó la alegría paseando al fin por  el mar.

Érika González Leandro
(La Rueca de Aurora)

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada